A Travellerspoint blog

DIA TRES - De excursión por los alrededores de Tarapoto

De trekking a la cascada de Huacamaillo

-17 °C

En Tarapoto el primer día cogemos una excursión para visitar la cascada de Huacamaillo. Vamos con la idea de ir por libre, pero nos comentan que como está dentro de una zona protegida no dejan pasar mas que a los tour operadores, y aunque no nos queda muy claro, nos lo creemos.

La excursión la hacemos con Lucho, el señor que conocimos ayer. Salimos una hora más tarde de lo previsto, ya que al ir a coger la camioneta en la que íbamos a trasladarnos, resulto tener un rueda pinchada.
Vienen unos cuantos ingenieros a ayudar a cambiar la rueda a Lucho pero sin mucho éxito, ya que dejan la camioneta demasiado baja y es imposible encajar la nueva rueda.
Y de repente, aparece el cuida coches del lugar, que harto ya de ver tanta inutilidad le da un ataque, y sin mediar casi palabra aparta a todo el mundo y excava un agujero debajo de la rueda para así poder encajarla.

Y con las mismas que vino se fue, con alguna palabra despectiva de acompañamiento por parte de uno de los ingenieros que llevaba allí como media hora currándoselo.

A la entrada del parque hay una especie de garita en la que tienes que parar y pagar a dos hombrecillos que supuestamente están allí para controlar la entrada al parque y evitar que pase nada??.
Previo pago de un peaje entramos en el parque, el camino es bastante de cabras pero el paisaje es muy bonito. De aquí se llega a un pequeño pueblo, San Antonio de Cumbaza, un pueblo muy pintoresco.

Aquí nos espera Benjamín, el guía que nos va a llevar a la cascada. Según nos explica Lucho contratan a guías del pueblo porque apoyan el turismo sostenible y así les pagan algo, aunque sea poco. Aunque la impresión que nos deja es que es más bien una especie de chantaje que hace la gente del pueblo para que por narices tengan que ir con alguien del pueblo como guía. Vamos, que nos suena todo un poco a mafia.

Benjamín, machete en mano empieza la caminata y nos lleva a un ritmo que ni un chaval de 20 años, realmente te das cuenta de lo sana que debe de ser la vida en el campo. El señor tiene 65 años y una agilidad increíble.
Eso si, el personaje es de lo más psicodélico. Lucho le pregunta cosas de la flora de la zona para que nos cuente pero a él parece importarle todo bastante poco. Lo único que hace es balbucear algo imposible que el único que parece medio entenderle es Lucho. Simplemente cuando no quiere contestar se ríe y punto.

huaicayo.jpg

huancayo.jpg

La situación mas surrealista llega cuando vemos un árbol con un bulto gigante negro, que se supone que son termitas. Lucho le pregunta a Benjamín como se puede saber si las termitas siguen en el árbol. De lo que se supone es un respuesta no conseguimos entenderle nada, ni siquiera Lucho, que vuelve a intentar la pregunta y lo único que hace Benjamín es dar golpecitos con un palo al tronco diciendo que es madera, dejándonos a los tres alucinando.

lucho_2jpg.jpg

El camino no es difícil, aunque eso si, hay que cruzar un par de veces el río, por lo que mucho mejor si se tiene calzado que se pueda mojar. A nosotros al no estar avisados nos toca cruzarlo descalzos, y las piedras son de lo más incómodas. Ahora mismo no baja mucha agua del río, pero nos comentan que en temporada de lluvias el caudal es impresionante, cosa que comprobamos al ver las rocas gigantes que han sido arrastradas por el agua.

El calor no es excesivo, pero seguro que es mucho mejor hacer esta ruta prontito por la mañana. Después de más o menos una hora de caminata llegamos a la cascada, la verdad es que merece la pena, el sitio es precioso. Al llegar te encuentras un salto de agua bastante alto y debajo un pocillo en el que te puedes bañar. Y la sensación de estar metido en el agua debajo de la cascada es genial.

lucho.jpg

El agua está bastante más fría que en el resto del río por lo que cuesta meterse al principio, pero merece la pena la primera impresión, ya que el baño sienta de maravilla.

Después de descansar y comer los bocadillos que nos habían preparado en el hotel (dos bollos tipo Bimbo con cachos de pollo seco), comenzamos el camino de regreso.
A la vuelta descansamos en el bar (y un poco de todo) del pueblo de San Antonio de Cumbaza. Allí nos tomamos un vino de la tierra, que es como un vino dulzón tipo moscatel que viene de un tipo de uva que se da solo en esta zona. No está malo al principio pero luego empalaga un poco.

Después de un pequeño descanso emprendemos nuestro viaje de vuelta con los mismos trompicones en el camino que a la ida, duchita y a relajarse un poco en el hotel.

Cenamos en el Brasero, restaurante recomendado por Lucho en el que sirven carnes a la brasa. De precio esta muy bien, pagamos 33 soles entre los dos.

Y después de la cena retirada a nuestra choza.

Posted by ivanmax 16:56

Email this entryFacebookStumbleUpon

Table of contents

Be the first to comment on this entry.

This blog requires you to be a logged in member of Travellerspoint to place comments.

Enter your Travellerspoint login details below

( What's this? )

If you aren't a member of Travellerspoint yet, you can join for free.

Join Travellerspoint