A Travellerspoint blog

DIA OCHO - Trujillo...y a Huanchaco

Llegamos a Trujillo...y no nos mola

-17 °C

Cogemos el bus que sale a las 6 de la mañana, y con gran pesar dejamos bien prontito nuestro querido hotel el sol.

Llegamos a Trujillo después de tres horas y media de viaje en un autobús de lo mas peruano. En la tele, una película de artes marciales en la que se derraman unos 500 litros de sangre humana...vamos muy adecuada para el viaje. El acompañante del conductor sale de la cabina en una ocasión nos graba a todos uno por uno con una cámara de video. ??? Nadie dice nada así que suponemos que es "procedimiento estándar".

Trujillo...Trujillo...Trujillo...descrita por la Lonely Planet como "una preciosa ciudad colonial" es una mierda. Vamos, tampoco es que sea una mierda pero de nuevo nada que ver con las mil y una preciosas ciudades españolas. Como todas las ciudades en Perú esta totalmente tomada por un tráfico infernal...y esto la hace perder todo el encanto. Hay edificios coloniales si...pero tampoco tantos. En fin que no es tan bonita como la pintan los imbeciles de la Lonely Planet.

Echamos un vistazo a los hoteles. Ya sabemos que en nuestra línea de precio (unos 30 dólares) no podemos pedir mucho pero es que son todos una mierda de muerte. Los que vienen en la Lonely Planet los peores claro. Al final encontramos uno que merece la pena por 30 dólares. Se llama la Torre Blanca y os lo recomiendo. Claro esta, no viene en la Lonely. Es lo mejor que hay aquí por ese precio.

De todas las maneras antes de quedarnos en el decidimos acercarnos a Huanchaco. Huanchaco es un pueblecito costero que esta a 11 km de Trujillo y mucha gente que viene a Trujillo se acaba quedando en Huanchaco. Pillamos un bus para ir allí por un sol cada uno. Este sitio es decadente pero tiene cierto encanto que nos llama la atención desde el primer momento. Además hay bares!!! YUJJUUU..

Huanchacho esta lleno de hoteles y restaurantes por todos lados, ya que en temporada alta debe ser un sitio de veraneo bastante concurrido. Ahora como estamos en temporada baja hay muchos sitios cerrados pero no se si por lo freaky que era, o por la tranquilidad que ser respiraba, cada vez nos gustaba mas. O bueno, porque no hemos de decirlo, igual es que nosotros también somos un poco freakys.

El buscar alojamiento nos costo un rato ya que nos recorrimos casi toda la playa y al final ya no podíamos mas con las mochilas. Encontramos sitios realmente baratos, y que sinceramente estaban mejor que los hoteles en Trujillo.

Finalmente encontramos un sitio que estaba muy bien y de precio correcto, Hotel los delfines. La dueña es una señora mayor encantadora. La habitación cuesta 60 soles pero al quedarnos dos noches...(bueno luego fue algo mas.....) nos lo deja en 50 soles la noche. Tiene habitaciones mas económicas pero son muy pequeñas y casi sin luz, así que nos quedamos en la suite (pa chulos nosotros,ja,ja). Que es muy amplia y con mucha luz, ya que tiene un balcón y una cristalera gigante que da a la calle.

Non instalamos y como entre una cosa y otra era un poco tarde decidimos volver a Trujillo a ver si ahora lo vemos con mejores ojos.

Lo primero que hicimos fue ir a comer al restaurante Mar picante. El sitio esta genial, esta lleno de gente, y según dice todo el mundo ponen el mejor ceviche de pescado (pescado marinado) de todo Trujillo. La comida esta buenísima y nos ponemos hasta las patas. El mero a la plancha esta de muerte. Eso si, nos pedimos tres platos para los dos y casi no podemos con ellos, menos mal que hoy no hemos desayunado y vamos con hambre.

Después de la comilona paseamos hasta la plaza de armas para bajar un poco. La verdad es que si que vemos algún edificio colonial pero al estar rodeado de edificios bastante horribles casi ni se aprecian. Nos quedamos tirados un rato en un banco en la plaza de armas y luego paseito por los alrededores, y sinceramente no era lo que esperábamos.

trujillo.jpg

De la plaza de armas sale una calle peatonal llena de tiendas y cafés que esta muy animada.

Así que después de nuestra incursión en Trujillo nos retiramos a nuestro pueblo freaky a descansar ya que llevamos en pie desde las 5 de la mañana.

Por la noche salimos a dar una vuelta a tomar una cervecilla y a cenar algo.
Muchos de los sitios que por la mañana estaban abiertos ahora están cerrados así que no tenemos muchas opciones y nos metemos en uno de los pocos sitios en los que parece que hay alguien comiendo. Cenamos en el restaurante Kero. El sito es una mezcla entre pub y restaurante y en la parte de arriba tienen fiesta a ritmo de bachata machacona.

Pedimos una lasaña vegetal y unos langostinos rebozados con salsa tártara. Los langostinos no están malos pero la lasaña es bastante asquerosilla. Y ya hora de retirarnos a nuestra súper suite,ja,ja.

Posted by ivanmax 16:08 Archived in Peru Tagged backpacking

Email this entryFacebookStumbleUpon

Table of contents

Be the first to comment on this entry.

This blog requires you to be a logged in member of Travellerspoint to place comments.

Enter your Travellerspoint login details below

( What's this? )

If you aren't a member of Travellerspoint yet, you can join for free.

Join Travellerspoint